Las energías renovables en Latinoamérica

Con el presente post se inician una serie de artículos los cuales van a versar sobre la situación de las energías renovables, que han comenzado a tener relevancia en los principales países de América Latina (*), al contar con un gran potencial de desarrollo. En este primer post se van a tratar las políticas sobre energías renovables que se llevan a cabo en Latinoamérica, desde la perspectiva eléctrica, térmica y de transporte.

Factores que despiertan el interés por las energías renovables

Al igual que en muchas regiones del mundo, el interés por las energías renovables en Latinoamérica se remonta a la primera crisis del petróleo que tuvo lugar por la década de 1970, aprobándose el programa de desarrollo de los biocombustibles en Brasil en 1975, así como de la energía geotérmica en Costa Rica un año más tarde y en Nicaragua en 1977. Hoy en día este interés es mucho mayor que por entonces ya que se unen una serie de factores como el incremento de la población, el crecimiento económico de la región, los altos precios de la electricidad, la falta de seguridad energética, etc.

En Latinoamérica también se apoya de una manera u otra la instalación de energías renovables, y a la aprobación de Leyes (generales o específicas en función de la tecnología energética) que las incentiven se ha unido el establecimiento de objetivos renovables (19 países de un total de 20 cuentan con ellos).

Sistema de apoyo para proyectos

Desde la perspectiva económica-financiera, dada la mayor inversión que se requiere de estas tecnologías frente a las convencionales, en muchos países de Latinoamérica se han creado mecanismos públicos de apoyo a los proyectos que emplean recursos renovables, siempre y cuando se cumplan una serie de criterios (que se verán más adelante en sucesivos post). Dependiendo del sector al que se vaya a emplear la energía producida, el apoyo será uno u otro. Tal es el caso del sector eléctrico el cual cuenta preferentemente con subastas (específicamente  por tecnologías energéticas), incentivos fiscales, balance neto o disposiciones preferentes a la red. Para el transporte se emplea principalmente la obligación de mezcla con biocombustibles así como los incentivos fiscales. El sector que menos apoyo recibe es el sector térmico, en donde se mezclan tanto las políticas innovadoras como mecanismos de regulación, tanto para residencial como industrial, y tan sólo la energía solar térmica recibe cierto apoyo.

De manera general es importante que las energías renovables se hayan incorporado a las políticas y/o programas de acceso a la energía de manera completamente generalizada en Latinoamérica, ya que demuestra el gran interés que ésas despiertan en dicha zona del mundo.

 

(*)Los países que se analizarán son Argentina, México, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Perú, Uruguay, Paraguay y Venezuela.

by: José Javier Alonso, Tutor en IMF Business School

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *